26 julio 2007

medusas, art de sa savina


Este verano se habla mucho de medusa. Las hay, no cabe la menor duda, por ello y con el ánimo de difundir información y contribuir al debate, os cuelgo (con permiso del director) la portada y art de la revista Sa Savina de Formentera en que se trata el tema:

salud
mateos
......................................................................................................

artículo de Álex Martín


Las medusas, o borns, las conocemos por ser esos molestos animales, casi siempre invisibles, hasta que nos topamos con ellas, que hacen de nuestro baño en el mar una inquietante y desagradable actividad, hasta el punto en algunos casos, de arruinar unas vacaciones. Esto es cierto, como también lo es que por causas todavía no plenamente estudiadas, cada vez son más frecuentes en nuestras costas y no tenemos más remedio que convivir con ellas de la mejor manera posible. Por eso os invito a que conozcáis a fondo a este celentéreo que, una vez visto al detalle, será algo más que un incordio y posiblemente genere algo de admiración entre nosotros.


Pelagia noctiluca

La medusa que ahora forma parte de una plaga, no sólo en las Baleares sino en todo el Mediterráneo español, se trata de una especie llamada en latín Pelagia noctiluca. Si desglosamos su nombre, ya sabremos más de ella: Pelagia significa océano, "noct" significa noche y "luc" significa luz, indicando todo ello que Pelagia Noctiluca vive en el océano y se ilumina en la noche (bioluminiscencia). Sí, se ilumina pero solo cuando es estresada mediante el roce o golpeada por algo. Si alguna vez navegáis de noche (algo que los pescadores de calamar hacen a menudo), fijaros en la estela que deja el motor en el agua oscura. Veréis, de vez en cuando, una breve explosión de luz del tamaño de una pelota de tenis. Se trata de esta especie de medusa.
Cuando decimos que la medusa vive en el océano, nos referimos a que generalmente vive y se desarrolla en aguas abiertas y no tanto en la costa como lo está haciendo últimamente. Este hecho está bajo estudio en la actualidad. Se barajan varias hipótesis (en la página 8 del Sa Savina encontraréis un artículo del Dr. Cordero, "¿Qué me pasa Doctor?", en el que se mencionan algunas de ellas).



Hipótesis


Sin duda alguna, la sobrepesca es una de ellas. Su estudio es muy complejo, ya que hay muchísimas especies que interaccionan entre sí en la cadena trófica o alimenticia. Pero la hipótesis que más peso tiene en la actualidad es la del cambio climático. Posiblemente noso-tros, como seres humanos, no percibamos una diferencia de un par de grados en la media anual, pero sí el océano. Una pequeña diferencia térmica puede producir un desvío o cambio en determinadas corrientes, desplazando a les seres que habitan en ellas, como es el caso de la Pelagia Noctiluca. Esto hace que estos animales, que normalmente no frecuentan nuestras costas, hayan acabado aquí, encontrando por casualidad un hábitat aún más favorable para su reproducción, ya sea por incremento de alimento (plancton cartilaginoso), salinidad o temperatura. Pero hay que mencionar que la literatura cita numerosos casos de masivas concentraciones de estas medusas en aguas costeras como en el Adriático en 1984, Atlántico Norte o en zonas más tropicales.


La oruga y la mariposa

Como muy bien se explica en la sección "¿Qué me pasa Doctor?", la medusa no es más que un estadio en el complejo ciclo de un animal, es la parte visible para nosotros. Hagamos un símil con la oruga y la mariposa. La oruga sería, en este caso, el pólipo y la mariposa sería la medusa, siendo esta última la parte del ciclo que utiliza para colonizar nuevas áreas, transportadas por las corrientes y sin parar de nadar, en constante busca de alimento. Pero la Pelagia Noctiluca es diferente y tiene una particularidad en su reproducción, ya que carece de la parte en la que el animal se fija al fondo (pólipo), debido a que en su hábitat natural, en aguas abiertas, el fondo está muy lejos. Libera en los meses de otoño una larva directamente al agua, que al poco tiempo se convertirá en una nueva medusa. Esto hace que su reproducción sea muy eficiente y rápida, sobre todo en zonas donde la concentración es alta, como es el caso actual de nuestras costas. Una vez ya son medusas, viven generalmente en la zona superficial del agua de los 0 a los 30 metros de profundidad, encontrándose más cerca de la superficie por la noche y mas profunda por el día, siguiendo las migraciones verticales de su alimento, el plancton. Consiguen diferenciar la noche del día gracias a unos fotorreceptores llamados ocelli. Por esta razón podemos verlas al amanecer con la parte del sombrero en superficie. (*ver foto en al parte inferior de la página). Ahora que hablamos del sombrero, que es la parte superior de la medusa, sería útil mencionar que por este lado no pican. Si vemos una medusa mientras nadamos en la costa se puede incluso alejarla empujándola por el sombrero. Mejor hacer esto que nadar espantados hacia atrás ya que ocasionaremos una corriente que la atraerá hacia nosotros.


¿Qué se puede hacer?

Se ha hablado de diferentes medidas para disminuir su concentración en la costa, y así paliar posibles consecuencias en el sector turístico, ya que en otro sentido no se ha demostrado que interactúen negativamente con ninguna especie. Se ha hablado de redes de contención cerca de las zonas de baño o de extraerlas físicamente utilizando redes de arrastre en superficie una vez localizadas las manchas más densas de medusas. Esta última opción puede ser la mejor, ya que con la colocación de redes de contención no se haría más que aumentar la concentración de las medusas al topar con las redes, llegando a fraccionarlas y así desprendiendo miles de invisibles filamentos listos para descargar los cientos de microscópicos arpones sobre la piel de los bañistas.

Con esto, espero que entendamos un poco más acerca de estos fascinantes animales, que eso sí, en concentraciones masivas pueden ser preocupantes. No está mal para tratarse de un animal formado por un 97% de agua, ¿verdad? Me despido, pero antes reflexionemos: ¿somos, en alguna medida, todos y cada uno de nosotros responsables de esta situación?

1 comentario:

Juan Español dijo...

que tal si probais a repoblar con jureles las costas. Documentate.