28 noviembre 2007

UNA OPOSICIÓN IRRESPONSABLE, art de Antonia García "ANTO"

UNA OPOSICIÓN IRRESPONSABLE

Si nos proponemos analizar y hacer balance de esta legislatura, cuando está a punto de finalizar, inmediatamente podemos sacar una conclusión evidente. Hemos asistido a la legislatura con la labor de oposición más irresponsable de toda la democracia. El PP no ha sabido, en ningún momento, desde el 14 de marzo de 2004, asumir que la ciudadanía había expresado con claridad que quería un cambio en el gobierno y que quería que el PP estuviera en la oposición. Se han dedicado, desde el Sr. Rajoy hasta el último responsable político del PP, toda la legislatura, a crispar la sociedad española, sin mesura y sin escrúpulos; utilizando el “todo vale” para sus intereses partidistas.
Sus intereses siempre han sido particulares, los de su propio partido. Los intereses generales no han estado en la agenda del PP en toda la legislatura. Intereses generales, que han informado toda la acción de gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero y que formaban parte del proyecto, ampliamente participado por la sociedad civil, con que el PSOE se presentó a las elecciones generales de 2004. Por esto, cuando, con esta estrategia de crispación, confrontación y ruido, el PP intenta que la ciudadanía perciba que “todos” (los políticos y políticas, se entiende) somos iguales, hay que decir claro y alto que NO, que todos no actuamos igual.
No hay que retrotraerse mucho en el tiempo para comprobar lo afirmado anteriormente. Sólo hay que tener un poco de memoria y recordaremos que en la anterior legislatura la oposición no actuó, en ningún momento, con la irresponsabilidad a que nos tienen acostumbrados desde las filas del Sr. Rajoy. Respetaba al gobierno, incluso ofreciéndole pactos que consideraban eran positivos para el conjunto de la ciudadanía del estado español, y sobre todo ejercía la labor de oposición con un talante muy diferente al de la oposición actual. El PP se ha convertido en el partido político del NO. Esto es así porque casi todas las leyes que se han aprobado en esta legislatura, el PP ha votado NO. Y esto no puede atribuirse al PSOE, ya que sin tener la mayoría absoluta ha tenido que hablar, dialogar y consensuar con las demás fuerzas políticas para sacar adelante las más de 150 leyes que se han sacado adelante en esta legislatura.
Esta actitud del PP, además de reprobable, se ha convertido en preocupante, dado el boicoteo sistemático que está realizando a dos Instituciones importantísimas en el buen funcionamiento del sistema democrático y del estado de derecho, como son el Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Constitucional. En el primero, impidiendo la renovación del mismo, actitud denunciada por todos los grupos parlamentarios del Congreso. Y en el Tribunal Constitucional, presentando recusaciones basadas en informaciones de periódicos afines que han sido desmentidas de una forma clara por los mismos implicados.
Más que de un partido responsable, el comportamiento del PP parece el de un novio despechado que actúa movido por la rabia. Y esto no es bueno para nadie, pero el Sr. Rajoy sigue sin darse cuenta.
Y este comportamiento actúa en cascada. Aquí, en la Generalitat Valenciana, el Sr. Camps actúa más como comisario político de su partido que como el President de todas las valencianas y valencianos. Boicoteando y atacando sistemáticamente la acción del gobierno central en nuestra comunidad. Practican el victimismo todo el tiempo, pero al mismo tiempo boicotean sistemáticamente la acción del gobierno socialista en nuestra comunidad, sin tener en cuenta el interés de la ciudadanía.
Espero que cuando comprueben, desde el PP, que estas actitudes, además de ir en contra de los intereses generales de la gente, no les producen ningún beneficio, reflexionen y en la próxima legislatura actúen ejerciendo la oposición de un modo más responsable, por el bien de la ciudadanía.


Antonia García Valls
Diputada Nacional PSOE
Publicado en Levante de Castellón el 26 de noviembre de 2007