30 diciembre 2009

ENTREVISTA: FRANCESC ANTICH Presidente de Baleares (elpais.com)


"No quiero utilizar políticamente los escándalos de corrupción"

ANDREU MANRESA - Palma de Mallorca - 28/12/2009 – EL PAÍS

"Baleares vive un cambio excepcional que queda tapado por las situaciones heredadas, por los escándalos de corrupción del pasado. Este Gobierno será el que más inversiones del Estado logra en la historia". Francesc Antich, del PSOE, preside el Ejecutivo multipartito en Baleares, que avanza entre un temporal de tensiones por las imputaciones de corrupción que recaen sobre ex autoridades del PP y, también, sobre el socio de los socialistas, Unió Mallorquina (UM). La antigua cúpula del partido bisagra suma dos condenas a prisión, la renuncia de un diputado y la dimisión de un consejero. Antich rechaza adelantar elecciones o dimitir. Este martes firmará con el ministro de Fomento, José Blanco, las inversiones del nuevo tranvía de Palma.

Pregunta. ¿Annus horribilis por la corrupción o un "año de milagro" porque el pacto de gobierno no se ha roto?

Respuesta. Un año muy difícil, por la crisis económica y, además, por el montón de casos de corrupción que se acumulan derivados de la anterior legislatura [del PP].

P. ¿Su Gobierno está limpio, sin escándalos?

R. No ha tenido ni tendrá ningún problema, por principios y por los controles que hemos implantado. Tenemos un problema: uno de los socios [UM] está afectado por distintas causas que aluden a algunas personas por supuestos del pasado. Mucha gente de UM trabaja por un buen Gobierno. Ni las instituciones ni los partidos son corruptos.

P. El Gobierno acordó forzar dimisiones con un nuevo código ético...

R. Hay presunciones de supuesta corrupción y dos sentenciados que ya están fuera de la política. Al traspasarse la línea roja definida reclamamos dimisiones, el abandono de las instituciones. Todos los socios del pacto se han comprometido.

P. ¿Está asociado con corruptos?

R. No. Mis socios son los partidos: Bloc (PSM-IU-Els Verds-Esquerra), Eivissa pel canvi, Gent per Formentera, PSM de Menorca y UM.

P. ¿Exigió dimisiones?

R. En el Parlamento reclamé que dimitiera Tomeu Vicens cuando el juez le puso fianza; UM le apartó y perdió el grupo porque él se quedó con el escaño, hasta que se marchó, ya condenado.

P. El PP le acusó de usar "el voto de la corrupción", en referencia a Vicens.

R. No podía alterarse la soberanía popular y dejar, aislando aquel voto, que tuviera mayoría absoluta el PP, partido que se pasó entre 2003 y 2007, que no puso orden ni control para evitar despilfarros y corrupción. Con un nuevo diputado de UM retorna la mayoría.

P. ¿Pensó en dimitir?

R. No, nunca me pasó por la cabeza. No soy de los que dan pasos atrás. Para algunos no doy suficientes pasos adelante, pero lo más importante es ir por buen camino, no la velocidad. Rápido y en mala dirección te alejas de la meta, lo decía mi abuelo.

P. ¿Abandonará antes de 2011?

R. Sería una mala noticia para la ciudadanía y una situación estrambótica: que tomaran el control los integrantes del Gobierno anterior del PP, responsables de los excesos que padecemos e intentamos solventar.

P. Hay otra opción: elecciones anticipadas. ¿La dirección del PSOE se lo sugirió?

R. No. La dirección federal está informada y respeta mi criterio y la realidad del partido en Baleares. Soy el secretario general y sé que formo parte de un partido federal con un proyecto global.

P. ¿Descarta entonces un adelanto electoral?

R. En un momento tan crucial, de crisis, la gente nos necesita y tenemos que aguantar. Los agentes sociales piden que no se dé un parón de siete meses para un nuevo Gobierno.

P. La desafección ciudadana es un riesgo...

R. Las víctimas de la corrupción son las instituciones, lo más fantástico que tiene el país. Todos padecemos los efectos de cierta desafección ciudadana y los partidos debemos comprometernos en un esfuerzo de regeneración. Esta legislatura será un punto y aparte. Incorporamos más filtros, control y normas de transparencia, leyes de publicidad institucional, una ley del sector público...

P. El ex presidente Jaume Matas, del PP, está imputado por supuesta corrupción.

R. Matas deberá dar explicaciones al juez. Inquieta por lo que representa y la desconfianza que motiva hacia la política. En todos los casos he sido muy prudente hasta que todo se aclare. Hay una serie de asuntos de su mandato que muestran una manera de actuar que decepciona a la ciudadanía. Esperemos a los jueces.

P. Al PP le afectan ocho casos, con más de 20 políticos imputados.

R. El estilo de excesos y descontrol del ex presidente [Matas] ha tenido efectos en el bolsillo de la gente: el velódromo Palma Arena ha costado el doble, también el Metro, las autopistas de Ibiza... Se genera descrédito y obliga a mi Gobierno a esforzarse y gastar fondos que podríamos invertir en otras prioridades.

P. Respeta al adversario en dificultades...

R. He procurado ser siempre respetuoso, y recto y duro si se sobrepasan las fronteras. Existe la presunción de inocencia. Con medidas cautelares o apertura de juicio oral se ha de ser contundente.

P. El PP no se suma a su código ni negocia con usted.

R. Me preocupa la euforia que coge el PP con la presunta corrupción de los otros. Exige expulsiones o rechazo de votos y no se mira a sí mismo.

P. El PSOE tiene al presidente del Consell de Ibiza, Xico Tarrés, imputado.

R. Nunca oculté este caso, singular. Tengo el mismo respeto y preocupación que con los políticos de otros grupos: si hay medidas cautelares actuaré de acuerdo con el código ético. La credibilidad se gana.

P. ¿La corrupción motiva la guerra entre partidos?

R. La batalla es común y se han de pactar iniciativas de transparencia. De ahí mi respeto, no querer utilizar políticamente los escándalos de corrupción, no hacer sangre sobre presunciones; importa más ser rectos, aislar a los que se exceden. No caeré yo en la pelea, deseo soluciones.

P. ¿Qué quedará de 30 meses de Gobierno?

R. Ésta es una legislatura de tránsito. Estamos obligados a sobreesfuerzos. Nos enfrentamos a la crisis y marcamos un nuevo modelo de crecimiento, pero ese gran trabajo queda oscurecido por los escándalos.

P. ¿Qué acciones defiende?

R. La ley de servicios sociales, pionera en España; el trámite de 16.000 casos de la Ley de Dependencia; 19 centros de salud, decenas de escuelas. Hemos firmado 17 grandes pactos para la competitividad con sindicatos y empresarios, un ejemplo sin parangón de diálogo y acuerdos.

P. ¿Qué fue lo mejor?

R. La mejor financiación autonómica, en la media española; el gasoducto con la Península, el trasvase de Sa Costera, la gestión del parque de la isla de Cabrera, la compra de la finca de Planicia...